top of page

Efectos de la Reforma de Outsourcing

Actualizado: 6 sept 2021


¿A partir de la entrada en vigor de la reforma de outsourcing tendré la obligación de inscribir a mi empresa al Registro de Prestadoras de Servicios Especializados u Obras Especializadas (REPSE)?


Muchas son las dudas y cuestionamientos que recibimos a diario sobre los alcances de la aplicación del nuevo régimen de subcontratación laboral y sus efectos fiscales y de seguridad social para las empresas.


Lejos de establecer un régimen claro y sencillo, la reforma propició y propiciará un sinnúmero de problemas y cargas administrativas a las empresas, sin poder atacar de raíz el problema de la subcontratación laboral y los efectos perversos en la situación laboral y de seguridad social de los trabajadores mexicanos.


En efecto, es importante señalar que el combate a la subcontratación laboral debe centrarse precisamente en el “trabajador”; es decir, en garantizar que goce de los mejores derechos laborales y reciba en el presente y futuro sus derechos constitucionales de acceso a la salud y a una pensión justa.

Cabe señalar que el término -subcontratación laboral- no resulta nuevo dentro de la legislación mexicana, ya que desde el año 2012, se reconoce laboralmente el contrato de subcontratación laboral (cabe mencionar que desde 2009, ya existía un antecedente en la Ley del Seguro Social respecto a la regulación de la subcontratación y sus efectos frente a la seguridad social).


En los preceptos superados por la reforma actual, se definía al Régimen de Subcontratación como aquel por medio del cual un contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia a favor de un contratante, este último fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas.



Cabe señalar que dicho régimen estipulaba algunos requerimientos formales como: constar por escrito, y tener en regla la documentación de los trabajadores de la contratista.


Hoy, a unos días de la entrada en vigor de la reforma (para lecturas futuras la entrada en vigor es el 1 de septiembre de 2021) el clima imperante entre el universo empresarial, es de incertidumbre y apuro, ya que las empresas no encuentran aún claridad sobre la obligación de inscribirse al llamado REPSE.


La reciente reforma elimina cualquier forma definida de subcontratación de personas y permite de una forma controlada la subcontratación de servicios especializados y de obra especializada que no formen parte del objeto social de la empresa ni de su actividad económica preponderante


Así, la misma entrelaza sus efectos a la materia fiscal y de seguridad social, relativa a la deducibilidad y acreditamiento de los impuestos sobre la renta y al valor agregado, así como sobre la responsabilidad solidaria patronal en materia de seguridad social.


Esto, ha creado una cadena de obligaciones asumidas expresamente por las grandes empresas, que han obligado a sus proveedores, mayoritariamente de menor calibre económico, a inscribirse al REPSE para evitarse problemas principalmente en su facturación; así el efecto ha sido expansivo, por lo que muchas han corrido a la inscripción sin saberse seguras de tal obligación.


Y la pregunta obligada continua sin resolverse ¿mi empresa presta servicios de subcontratación de servicios u obra especializados?, la respuesta en muchos casos es no.


¿Porqué?, la respuesta puede variar dependiendo del giro de la empresa, sin embargo, podemos afirmar que, en la gran mayoría de los casos, NO EXISTE TAL OBLIGACIÓN.


La reforma no puede ni debe leerse de manera aislada; no puede tener la visión simplista de nacer a la vida jurídica como una serie de obligaciones inconexas que deben cumplirse si o si, de ser así ira al fracaso y regulará todo menos su intención.


No podemos olvidar el problema que originó la reforma: el menoscabo de derechos del trabajador, y pretender cumplir la ordenanza como un simple capricho legislativo cuyo fin es la creación de un mercado de control de empresas.






Lic. Jorge Franco Martínez

Asesor en materia fiscal y de seguridad social

Despacho Franco y Asociados





9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El SAT informa que los ingresos por jubilaciones o pensiones se encuentran exentos de ISR siempre y cuando no excedan de 43 mil pesos al mes y hasta por 3 millones 159 mil pesos en el caso de pensiona

bottom of page